Las paredes suelen ser la parte más llamativa en el hogar y, dependiendo como las decores, se convertirán en el brillo y armonía de tu hogar o en tu peor pesadilla.

Hay 3 maneras distintas de decorar las paredes:

Con papel tapiz

Una vez que decidas colocar tapiz a tus paredes, debes sentarte y definir la paleta de color, estampado y estilo que deseas para que elijas la mejor opción y tengas para un largo tiempo. Es muy importante que el estilo que elijas sea atemporal para que no pase rápidamente de moda y sientas que tienes una decoración desfasada.

Otro punto que debes tomar en cuenta, es contratar profesionales para que lo coloquen y obtengas un resultado deseado, de lo contrario tomarás el riesgo de que dañen tu papel y las paredes o no quede bien colocado, entonces, perderás dinero y tiempo.

Con espejos o cuadros

Es el recurso más usado cuando nos plantamos frente a una pared en blanco. Colgar cuadros o espejos es además súper entretenido. Decorar una pared con espejos, además tienen la capacidad de multiplicar la luz que recibe una habitación. Busca colores que mantengan la coherencia cromática con el resto de elementos (muebles, textiles, adornos, etc) de la estancia.

Con plantas

Si no te convencen los cuadros, ni los espejos ni las fotos, y tienes claro que lo tuyo son las plantas, no te limites, las paredes son la plataforma ideal para disfrutar de un buen jardín interior. En las casas pequeñas donde no hay mucho espacio extra y cada centímetro cuenta, siempre puedes optar por un jardín vertical con las plantas que más te gusten. Son preciosos y hay varias formas de colocar o colgar plantas en una pared como verás en las fotos de más abajo.